PROYECTOS-ACTIVIDADES                                                                                 ACTUALIDAD

II encuentro Norai-Casa de la Virgen

9 de Mayo de 2015

Fue bello, sereno, entrañable. Nuestro II encuentro Norai-Casa de la Virgen llegaba lleno de expectativas. Pretendía recoger todo lo nacido en este año, todo lo que emerge vigoroso entre nosotros, todo lo que calladamente, está creando en cada uno y en nosotros como grupo. Nos sentimos parte del proyecto que fue alumbrado hace un año ya, en aquel primer encuentro del 26 de Abril: “Hacia un futuro más humano” ha ido dando pasos hasta traernos a este hoy.


Así nos cuentan el día desde el colegio Casa de la Virgen:

La palabra que nos hace soñar y vibrar, que nos permite pronunciarnos e ilumina los pasos que vamos dando, avanza por delante. Una palabra que también en este día dio fondo y luz, suelo y horizonte. Ante ella comenzamos nuestra jornada, pronunciándola entre seis voces que la sentían propia. Víctor, Lukas, María, Mertxe, Silvia y Andrea. Distintas procedencias y generaciones, Norai, Casa de la Virgen, Pohuvipre, todos sintiéndonos recogidos, convocados y lanzados hacia ese futuro más humano que es el nuestro, el que estemos dispuestos a crear juntos.
El día venía bañado en arte, música, palabra, sensibilidad, ternura y cuidados. Nuestra Ana García Castellano derrochó pasión, fuerza y verdad. Nos hizo gozar, reír y estremecernos. La verdad ha de traerse a sí misma haciéndose fábula, es así como se hace sugerente, intuitiva y audaz. Son las fábulas profundas reflexiones que, apuntando directamente al corazón, revelan luz íntima, desvelando esencias y fragancias de verdad. Ana nos transmitió también el valor total de lo singular, de la diferencia, de la belleza, de lo humilde… Ana nos dejó sabor a sabiduría. ¡Cuánto por aprender, cuánto por desvelar, cuánto por aprender a gozar desde lo pequeño…! Gracias Ana, te esperamos pronto de nuevo entre nosotros/as.

Nuestras chicas de 3º y 4º de ESO nos pusieron en danza a todos. El día estaba radiante. Nos sentíamos un mismo corazón, una sola alma, en la singularidad de cada cuerpo, de cada expresividad, éramos uno. Pudimos gozar del baile, mayores y pequeños, activos, gozosos, libres. Gracias chicas. Nos hicisteis soltar temores y disfrutar de la confianza que nos da sabernos cuidados y queridos.

Ya a mediodía, la comida todo un festín…. “Y sobraron doce cestos”. Es claro que donde nos entregamos en el compartir de lo que somos y tenemos, generamos sobreabundancia. Manjares generosos, todo cuidado. El comedor, en su sencillez, fue engalanado para la ocasión por manos amorosas que se habían adelantando discretamente… La comida transcurrió en un ambiente cálido y sereno.

La tarde nos convocó ante la palabra que inició el día. Como el año pasado, lo hemos sentido como el momento más denso del día, por la riqueza compartida en la palabra de cada persona. Leímos el texto completo de nuevo y desde él dejamos resonar nuestro sentimiento más verdadero. Agradecimientos profundos, deseos del corazón, pasos nuevos a dar. Necesitamos darnos conciencia, emprender trabajos serios de escucha personal, iniciarnos en trabajos de fondo. Algunos de entre nosotros nos sentimos ya dando pasos en ello y los testimonios iluminaron y estremecieron nuestros cuerpos enteros. Crear el yo, las conciencias críticas, las confianzas profundas. Hacia ahí sentimos camino a abrir. Si no, cualquier emprendimiento que realicemos quedará siendo un activismo sin fondo ni raíz. Hemos de poner buenos cimientos a estos inicios que están requiriendo energías y fuerzas renovadas por parte de todos. “Hacia una escuela de voluntariado”, “hacia espacios formativos creativos, alternativos, creadores de nuestras personas”. Se sucedían las propuestas que hemos de trabajar y ahondar a partir de ahora. ¿Qué espacios nuevos seremos capaces de generar en el mismo lugar que hasta ahora venimos habitando? ¿Qué tiempos nuevos estamos dispuestos a crear, que acompañamientos personales, qué experiencias de pertenencia alumbraremos? Llegó a afirmarse a la familia como lugar privilegiado de nuestros empeños y cuidados, allí donde el proyecto “Hacia un futuro más humano” cobra todo el sentido… Incluso, allí donde algunos de nosotros no encontramos lugar en nuestras propias familias, convocados quedamos a crear entre nosotros un nuevo espacio de familia, sabedores de que nuestro colegio ha buscado  y seguirá buscando ofrecer ese suelo familiar que nos descansa. ¿Qué seremos capaces de crear entre todos?

Nuestros pequeños, mientras nosotros andábamos sumergidos en semejantes cuestiones, nos andaban preparando la merienda. Fueron cuidados por manos delicadas. María y Laura, junto con algunas madres derrocharon ternura y creatividad. Ataviados con delantales, gorros de cocineros y hasta pajaritas se nos presentaron con bandejas delicadamente preparadas para servir las riquísimas trufas que habían elaborado. Fue un momento bello, un reencuentro festivo, una recogida de nuestro momento reflexivo inmejorable. ¡Gracias chicos!



El día concluyó con la música. Laurence Aliganga nos introdujo en los secretos de la música. No basta con escuchar… hemos de aprender, como en todo, a percibir la forma, la estructura, los matices y el mensaje que viene escondido hablándonos. La música de ayer y de hoy trae fondo, tradición, singularidad y continuidad. Disfrutamos todos, de nuevo, mayores y pequeños nos sentimos siendo uno. El taller nos recogió a todos en el ejercicio final. Entrelazados, dejándonos llevar por la música, sintiéndola por dentro y haciéndonos sentir en un más. Casi llevados, mecidos y conducidos. Gracias Laurence. Nos hiciste gozar, sentir, vibrar. La música encierra secretos que hablan al corazón.
Compartimos con Norai el agradecimiento hondo. En la persona de Lukas os sentimos a todos. Norai tiene en este lugar una semilla sembrada en lo escondido, que está germinando humilde pero vigorosamente. Gracias por habernos posibilitado tanta luz, tanto horizonte. Seguimos vinculados caminando hacia ese Futuro más humano. Quién sabe los caminos que se irán abriendo y nos seguirán entrelazando…

1 comentario :

  1. Fue un día precioso en la mejor compañía. Gracias Norai. Jorge

    ResponderEliminar