PROYECTOS-ACTIVIDADES                                                                                 ACTUALIDAD

Comida de Navidad

Día de fiesta. Todo un regalo que se nos está dando, eso fue nuestro domingo. Como no podía ser de otra manera, nos reunimos entorno a la mesa. Y esta sí la podemos llamar la "mesa del don". Cuantas riquezas culinarias aportadas desde la generosidad de los allí presentes, tantas que convirtieron aquello en un banquete donde no cabía ni un plato más. De nuevo, nuestras expectativas, desbordadas. Así podríamos resumir este año que va llegando a su final. Pura generosidad y puro desborde del don que es cada persona.

La librería abría sus puertas en aquella última semana de marzo. Fueron 2500 los libros que nos donaron nuestras amigas y amigos del colegio Casa de la Virgen y que resultaron ser el impulso inicial de esta aventura. Se presagiaba que algo mágico estaba por llegar. Con los naturales temblores iniciales, no tardaron en aparecer esas personas que ,atraídas por la propuesta, se acercaban trayéndonos más y más libros, transmitiéndonos su cariño, algunas hasta regalándonos su tiempo y  otras trayendo nuevas propuestas. Surgió el taller de teatro, el taller literario, el cineforum, el GAR Norai, y otras iniciativas que están a punto de ver la luz. En apenas 9 meses la vida que ha cobrado esta esquina de la calle Bailén desborda por la inmensa riqueza de cada una de las personas que la van construyendo con tanto mimo y entraña. Por supuesto que remarcar la labor fundamental que está realizando el voluntariado y sin la cual, este sueño no se estaría haciendo realidad.



Con todxs ellxs, con los que colaboran o participan de algún modo con Norai y con todo el que por allí pasaba quisimos celebrar en este domingo tan buena nueva. Encontrarnos gentes tan diferentes, convergiendo en un mismo espacio, en esa intuición de que podemos construir entornos de tanta riqueza y tanta humanidad, plasma el ser de Norai mejor que cualquier texto que podamos redactar. Personas, y hasta instrumentos se mezclaban. Tan diferentes como el ukelele y el saxo, el violín y el cajón flamenco, o la guitarra y el djembé, se convirtieron en inesperada banda sonora de unos versos bellos y armoniosos, de una jornada que celebraba lo vivido y que llena de esperanza aguarda un horizonte inmenso. Desde la gratuidad hemos venido, y hacia ella nos dirigimos.
Mila esker guztioi!!!!

No hay comentarios :

Publicar un comentario