PROYECTOS-ACTIVIDADES                                                                                 ACTUALIDAD

LURDES, voluntaria en “Libros en movimiento"

Lurdes, cuéntanos, ¿cómo entraste en contacto con el proyecto “Libros en movimiento”?
La primera vez participé en la presentación de la Asociación Norai, donde se explicó el proyecto de la librería y entonces pensé que me gustaría participar. Me pareció algo rompedor, que innova. En un mundo consumista, el ofrecer libros gratuitamente me pareció una idea interesante.



¿Tu trabajo está relacionado con los libros?

No, trabajo de educadora social en Askabide, asociación que ofrece recursos a personas que ejercen  la prostitución y en ocasiones tiene problemas de toxicomanía.

¿Tuviste antes experiencia de voluntariado?
Estuve de voluntaria 2 años en Cear Euskadi (Comisión de Ayuda al Refugiado).

¿Cuánto tiempo hace que estás colaborando en “Libros en movimiento”?
Estoy desde el comienzo, hace 3 meses.

¿Hay ya un equipo constituido? ¿Qué dinámica seguís como equipo?
Por el momento estamos 14 personas pero el grupo se está formando. Nos reunimos cada quince días y vamos intercambiando experiencias, haciendo sugerencias de nuevas propuestas…

¿Por ejemplo?
Organizar cine fórum, talleres literarios, encuentros socio-culturales, micro-teatro, acercar los libros a personas con movilidad reducida, etc. Ideas no faltan, pero todavía tenemos que aumentar el número de personas voluntarias.



¿Qué tipo de gente se acerca a la librería?
Muy diferente. En general se trata de gente curiosa e interesada. Descubren el proyecto con sorpresa y valoran positivamente una propuesta de este tipo. Viene bastante gente del barrio, pero también entra gente que está de paso; padres y madres con sus hijos que están interesados en despertar el gusto por la lectura desde los primeros años de la vida.
Algunos, cuando entran, creen que se trata de una librería normal y al descubrir el planteamiento de gratuidad le gusta mucho. Aunque también vinieron dos personas que parecían molestas. No entendían que quien les atendía estuviese también gratuitamente. Dijeron: “¿es que cuando vas al supermercado también te dan las cosas gratis?”
Estamos teniendo bastante contacto con diversas asociaciones que trabajan en el entorno del barrio de San Francisco, lo cual nos interesa mucho. Entendemos que el tejido asociativo, en ámbitos diversos, es un indicador de la buena salud ciudadana de una sociedad.

Ahora mismo, ¿de qué fondos disponéis?
Empezamos con unos 2.600 libros y, a pesar de que ya se han distribuido casi 1000 libros, en la actualidad debe haber unos 5000.

¿Qué destacarías de la experiencia?
Esta propuesta me parece que tiene muchas posibilidades para hacer cosas entre todos. Un lugar donde disfrutar de la cultura y crear vínculos verdaderos y gratuitos entre las personas. 

Para terminar, ¿participas en otras propuestas de la Asociación Norai?
Sí, mensualmente se organizan encuentros socio-culturales, formativos y he participado en varios.

No hay comentarios :

Publicar un comentario