PROYECTOS-ACTIVIDADES                                                                                 ACTUALIDAD

Cuentacuentos Ana G-Castellano

Muchos creen que los cuentos son para niños.... Os voy a contar un secreto...que los cuentos son mentira...y en las mentiras tan grandes tan grandes tan grandes que son, esconden verdades tan reales que todos podemos escuchar, captar, tanto los grandes como los pequeños...

Y qué tendrá el sentirse escuchado en un cuento.... qué sucede cuando necesitamos escuchar una y otra vez el mismo cuento,qué sucede cuando un relato nos atraviesa y nos deja una mirada diferente al mundo... qué símbolos guardan esas palabras que no tienen conceptos, que miran al corazón directamente....

... y la verdad aprendió que para acercarse a nosotros, para que fuéramos capaces de escuchar lo que venía a decirnos, para que fuésemos capaces de escucharla cara a cara, tenía que hacerlo vestida y disfrazada con la bella vestimenta de fábula.
Como decía Vargas Llosa, "los cuentos, las historias nos ayudan a traspasar esa frontera débil que nos lleva al subconsciente, es la vía que tenemos de alcanzar conscientemente el subconsciente. Y no te puedes quedar ahí. Cuando uno regresa tiene que traer esa impronta y traerla a la realidad."
La magia del encuentro es lo que expresa Ana: a mí las historias me han ayudado a caminar... y contándolas me cuento muchas veces...



















Como ella misma cuenta en su web, Ana nació en Madrid, una mañana de otoño. Los libros y la palabra la fascinaron en cuanto descubrió los prodigios de que eran capaces. Por eso, luego no pudo hacer otra cosa que contarlos. Y comenzó a escribir historias.

La Universidad le dio tres cosas: la certeza de que no hay nada cierto, el privilegio de hacer buen teatro y una licenciatura en Derecho. Se formó en el Aula de Teatro de la Universidad Autónoma de Madrid, donde estrenó sus primeras obras de teatro.
Su afán por encontrar respuestas la llevó a experiencias en Níger y Congo, o en comunidades hispanas marginales de Estados Unidos. O a colaborar con instituciones como Proyecto Hombre. Así entendió que el arma más poderosa para luchar contra la guerra es la No-violencia.
E intentó contarlo. A menudo, de viva voz, en su camino del Cuentacuentos. Y también de viva letra: Ha publicado diversos títulos de literatura infantil y juvenil, artículos y relatos para adultos, y ha estrenado obras de teatro. Fue premio Universidad Autónoma y Hucha de Plata, de relatos.