PROYECTOS-ACTIVIDADES                                                                                 ACTUALIDAD

Verlise muestra su trabajo

El pasado 18 de Mayo, a las diez de la mañana, en el hiper Eroski de Pamplona todavía eran pocos los clientes que deambulaban entre los pasillos buscando llenar sus carros de la compra, como un sábado cualquiera. Pero en un pequeño espacio, entorno a la sección de fruta y verdura, un sueño empezaba a construirse. La nueva Verlise daba sus primeros pasos en firme hacia  un futuro lleno de promesa y esperanza. VERdura Limpia SEleccionada, eso es a lo que se dedica esta pequeña empresa familiar  que, a lo largo de más de una década, lleva luchando por salir adelante, creyendo en el valor de lo que hacen y apostando por un trabajo minucioso, artesanal y de calidad. En ese empeño están tanto sus fundadores, que hace ya dos años se jubilaron, aunque su presencia sigue siendo imprescindible de un modo u otro, como su hijo David, en la actualidad al frente de la empresa. Sin duda alguna el principal motor que les  impulsa a todos ellos es el corazón. 
Joan zen maiatzaren 18an, goizeko hamarretan, Iruñako Eroski Hipermerkatuan barazki eta fruta esparru txiki batean amets bat hedatzen hasita zegoen. VERLISE erderatik Verdura Limpia Seleccionada.
Verlise proiektu ekonomiko gizatiarra da. Proiektu mota honen erronkarik nagusia gizakiak diren aldetik Verlisek harreman pertsonalak zaindu nahi ditu harreman gizatiarragoak ireikiz. Beraz, proiektu honen garapenean zehar, bai nekazariak, bai langileak, nahiz bezeroen arteko harreman arteko zaintza bultzatzen da.
Pohuvipre erakundeak proiektu itxaropentsu hau bultsatzeko aukera egiten du. Baita Norai Bilbotik ere, hain gizatiarra den proiektu alternatibo honetan parte hartzeko luzatzen zaigun aukera eskertzen dugu.
Aurrera, eutsi goiari, gaurtik etorkizunera begiratzen duten horrelako keinuak behar ditugu eta!!!  

La mañana en Pamplona fue preciosa. Una demostración del trabajo que realiza la empresa dio pie a presentar y compartir el nuevo momento de Verlise. Entre trípticos y verdura, con la presencia de la totalidad de la plantilla, los clientes que hasta allí se acercaban y los que pudimos colaborar, se creó un bello espacio de relación donde los niños aprendían todo el proceso y se acercaban con curiosidad a ese mundo de las verduras, no siempre atractivo para ellos. Educar en lo importante de una dieta sana, apostar por el producto local, la justicia, la sostenibilidad de nuestra querida y maltrecha tierra, son valores que Verlise no quiere perder allí donde se ponga en marcha este proyecto solidario lleno de alma y corazón. En la sencillez de aquella mañana ya se vislumbra el camino a recorrer.
 


 Gracias por hacer que sintamos  a Verlise algo tan nuestro, gracias a los trabajadores y trabajadoras por la sonrisa permanente con la que nos acogéis. Sois la riqueza de la empresa, sin vosotros nada de esto hubiera sido posible. Y por supuesto gracias a la inmensa familia Verlise, son doce, desde los abuelos a la más pequeña de ocho meses, que tampoco faltó a la cita. Remaremos a una porque este hoy que mira hacia el mañana, necesita de signos de esperanza como este.